Cuando el ser humano es capaz de tomar sus propias decisiones, sin depender de otros, para su desarrollo personal y social, consciente y responsable de las mismas, se encuentra empoderado. Tiene el poder de hacer el cambio a partir de uno mismo, mediante la voluntad y a través de la acción.

Siendo miembros de un mismo México, compartiendo mágicas tradiciones y amor por nuestro país, nace en nosotros la búsqueda de igualdad y hermandad entre todos los mexicanos. Como seres humanos buscamos ser felices, cumplir nuestros sueños, ser capaces de crear nuestras propias oportunidades para alcanzarlos, crecer a pesar de cualquier dificultad, salir adelante y apoyarnos entre todos como familia, como hermanos, como “Fratellos”.

“Sin importar el tamaño de la ciudad o pueblo donde nacen los hombres y mujeres, ellos finalmente, son el tamaño de su obra, de su voluntad de engrandecer y enriquecer a sus hermanos.” (Ignacio Allende, Capitán del Ejercito realista durante la Independencia de México.)

Todo inició en enero de 2017 en el ejido de Tanquecillos, Galeana, NL. Tantas historias y sueños nos inspiraron a crear un producto que transmitiera la esencia de esta comunidad: unas macetas en forma de manos de sus habitantes, producidas por ellos mismos y utilizando los ingresos para proyectos del ejido. Sin embargo, con el paso del tiempo, nos dimos cuenta que debíamos atender primero otras necesidades latentes. A través de un proceso de validación, encontramos que las áreas que más les interesaba trabajar a estas comunidades eran Educación, Salud y Proyectos Productivos, comenzando en julio de 2017 a trabajar con la comunidad de El Castillo, Galeana. Actualmente, estamos rompiendo fronteras en emprendimiento social a través de la innovación de nuestras metodologías y proyectos, que van desde la creación de una biblioteca interactiva hasta la implementación de telemedicina a través de hologramas.

Para Fratello el factor de éxito de todo proyecto es el empoderamiento de los miembros de las comunidades con las que trabajamos, donde ellos mismos identifican sus fortalezas, problemáticas y proponen las soluciones a llevar a cabo. El día de mañana continuaremos nuestro “movimiento” hacia otras comunidades y buscando que en cada una de ellas exista un desarrollo sostenible, independiente y exponencial.

Fotografía: @adrianalvarezrd

En todo proyecto, la comunidad detecta una necesidad latente a trabajar, coordinando actividades, reuniones y soluciones para resolverla. Si bien Fratello se vuelve un facilitador, los miembros de las comunidades se convierten en los reales agentes de impacto para beneficio de su persona, familia y sociedad.

Continuaremos nuestra lucha día con día para que este empoderamiento sea la base del éxito; seguiremos haciendo alianzas que rompan las barreras del emprendimiento social; nos enfocaremos en las áreas de Educación, Salud y Proyectos Productivos; tendremos siempre como prioridad al ser humano con el que estamos viviendo este sueño, a cada una de las personas que hay detrás de Fratello Project.